Renting agrícola para mantener la competitividad de la industria

A pesar de la paralización de las actividades económicas durante el
2020, la industria agrícola del Perú presentó un incremento del 3,1%, según el
Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego. Asimismo, de acuerdo con el Ministerio de
Comercio Exterior y Turismo, en el primer semestre de este año, las exportaciones
peruanas alcanzaron los 24,439 millones de dólares, cantidad mayor en 47% respecto
al 2020.

La maquinaria agrícola representa un elemento fundamental en el desarrollo de estas
actividades, sea por mecanización (reemplazo de la labor manual), incremento de
producción o renovación. Su adquisición, sin embargo, puede significar el
sobreendeudamiento de muchos agroexportadores del país, por lo que el renting,
también llamado leasing operativo, de maquinaria agrícola es una alternativa
interesante para acceder a tecnología de primera mano sin comprometer una gran
parte del capital de trabajo.

“Al arrendar el equipamiento agrícola obtienes las herramientas necesarias para el
óptimo desarrollo de la operación sin necesidad de realizar un gasto elevado. Esto
permite destinar el capital a otras aristas del negocio como la compra de materia
prima, pesticidas, implementos, entre otros”, comenta Angelo Alinovi, gerente de la
unidad de negocio de otros activos en Mareauto Avis Perú.

Para el ejecutivo, otro beneficio importante es el mantenimiento programado a través
del servicio postventa. Las empresas no pueden parar; cada máquina detenida o con
fallas técnicas representa una pérdida sustancial por cada hora que se deja de
producir. El renting, precisamente, previene cualquier desperfecto mecánico y mejora
la disponibilidad mecánica, al igual que la operatividad en general.

“Este sistema es especialmente importante para tractores fruteros y cañeros, equipos
que no pueden ser llevados a un taller como cualquier vehículo regular, sino que
necesitan recibir un seguimiento constante in situ”, agrega Alinovi.

El renting también ayuda a empresas del subsector agrícola y agroexportador a
combatir la obsolescencia de su maquinaria, pues permite renovar el equipamiento
con mayor frecuencia. Al finalizar el contrato, la empresa solicita un nuevo renting con
maquinaria más moderna, y tiene la posibilidad de incrementar las aptitudes de sus
operadores a través de capacitaciones periódicas para el uso correcto de las
maquinarias.

“Es así como el renting se vuelve una alternativa de financiamiento frente a la compra
directa de un activo, especialmente en momentos de incertidumbre. A través de esta
solución las empresas ganan mayor eficiencia porque tercerizan sus actividades no
estratégicas”, añade Alinovi.

Esta modalidad otorga otros grandes beneficios como:

  •  Maquinaria nueva configurada de acuerdo con las necesidades de aplicación y
    condiciones específicas del lugar de operación.
  • Seguimiento continuo de los equipos a través de un Gestor Especializado.
  • Ejecución de mantenimientos programados en el lugar de la operación.
  • Capacitaciones periódicas a los operadores.
  • Plazos de arrendamiento flexibles (de 2 a 5 años).

Para el especialista, optar por el renting significa elevar la competitividad; contar con
maquinaria de clase mundial configurada desde las necesidades propias de las
empresas permite continuar y aumentar la producción.

“Nuestro principal objetivo es que el cliente pueda mejorar el performance de sus
equipos, enfocarse en su negocio y utilizar su capital de trabajo para otras actividades
esenciales de su empresa”, concluye el gerente de la unidad de negocio de otros
activos en Mareauto Avis.

Fuente: https://automundo.pe/renting-agricola-una-oportunidad-para-mantener-la-competitividad-de-la-industria/